viernes, 19 de abril de 2013

Múnich-Dortmund: Pequeños consejos para visitantes


Pocas ciudades en el mundo pueden presumir de tener una tradición cervecera como Múnich o Dortmund: la primera es la capital mundial de la cerveza con la Oktoberfest; la segunda tiene un estilo de elaboración propio, la Export o Dortmunder.

Múnich
El menú muniqués es sencillo y delicioso: salchichas blancas, cerveza de trigo (cerveza blanca) y bretzel, todo aderezado con mostaza dulce. Las salchichas blancas son de carne de cerdo y ternera mezcladas con cardamomo, pimienta blanca, jengibre, nuez moscada, y perejil. Una auténtica delikatessen , pero con reglas estrictas:
  •           Hay que comerlas antes de las 12, ya que sólo así se garantiza que estén bien frescas
  •           Cuidado con la piel: a los guiris nos dejan hacer un corte longitudinal y quitar la piel como si fuera un plátano. Pero los locales van sacando la carne mordiendo por una de los extremos. Pero NO se come la piel.
  •           Una vez pelada se come con la mano, mojando bien en la mostaza dulce: NO se usa el tenedor

A los que no les gusten las salchichas cocidas, pueden pedir una ración de las salchichas pequeñas de Nuremberg. Una delicia con denominación de origen de la que ya hablé aquí.
El Brezel es un pan blanco con corteza recubierta de sal gorda. Hay distintos tamaños, pero si os apetece uno grande, pedid el Riesenbrezel..
Tradicionalmente este menú hay que regarlo con una cerveza de trigo (Weizenbier) o Weisbier (cerveza blanca), que viene a ser lo mismo. Las marcas más conocidas son Paulaner, Erdinger, y Franziskaner. Son las cervezas que se sirven en esos vasos alargados, con una gran corona blanca de espuma. El sabor es más dulzón que en la cerveza Pilsen, parecido a la vainilla.
El mejor sitio probablemente sea el Viktualienmarkt, que encontraréis fácilmente. Después podéis empezar la peregrinación por las cervecerías que están alrededor de la Marienplatz, donde se ubica el ayuntamiento, que es donde el Bayern celebra los títulos.
Para los que no les guste la Weissbier, también hay cerveza de malta estilo Pilsen. La más común es la hell, que significa “clara” o “rubia”.  Hay numerosas marcas, pero excelente es la Augustiner Bräu y Löwenbräu tampoco está mal. No me gusta la Spaten.  Aprovechando la coincidencia con la palabra inglesa “infierno”, unos avispados empresarios registraron la marca de cerveza rubia del pueblo austríaco de Fucking: la fucking-hell.
En las cervecerías y restaurantes siempre tienen diversas variedades de cervezas de malta: la oscura (dunkel) algo más amarga y las kellerbier, que suelen ser cervezas sin filtrar. Tienen algo más de graduación también, pero son muy sabrosas y las recomiendo.
Por último, el Allianz Arena no está en el centro y el trayecto en metro (U-bahn) dura una media hora. Además, desde la parada hasta el estadio todavía queda un buen paseo por un descampado, así que no olvidéis comprar un par de botellas para el camino. Pero no las abráis hasta que estéis dentro del tren, ya que no se puede beber  dentro de los trenes y los vigilantes no os dejarán pasar con botellas abiertas.

Dortmund
Dortmund tiene un sitio especial dentro del mundo cervecero puesto que tiene su propio estilo de cerveza: la cerveza Export o Dortmunder. Muy parecida  a la Pilsen, pero con algunas diferencias en los ingredientes.
Muchas de las grandes marcas de Alemania fabrican también una export . Si nos centramos sólo en la export hecha en Dortmund nos encontramos con que sólo hay una fábrica pero con varias marcas. Una muy popular es la DAB, que es la que más me gusta a mi. Para los exquisitos recomiendo la Aktien Original, y para los que vayan ajustados de presupuesto la Hansa, que es sin duda la que más se bebe, probablemente por su precio. No olvidéis especificar que queréis la export, ya que estas marcas también tienen versión pils.
Dortmund no tiene grandes atracciones, pero tiene un centro agradable con muchas cervecerías y restaurantes. Es conocida en Alemania por ser una de las ciudades más verdes, así que a los que les guste pasear, aquí no les faltarán jardines.
La comida renana es a base de grandes asados y estofados, y por supuesto, también es fácil de encontrar el codillo (haxe si es a la brasa, o eisbein si lo preferís cocido) con chucrut (sauerkraut).  Hay que ir con el estómago vacío porque las porciones son gigantes y el precio barato.
Para los que vayan con tiempo de sobra, coged un tren a Oberhausen a visitar el mausoleo del pulpo Paul en Sea Life.

Düsseldorf
La mayoría de vuelos desde Madrid van a Düsseldorf. Mi recomendación es que os quedéis aquí por lo siguiente:
  • El aeropuerto está muy cerca de la ciudad y tiene metro, así que ahorramos en taxis
  • El casco viejo (Altstadt) es la barra más larga de Alemania. Muchísimo ambiente hasta altas horas de la madrugada.
  • La cerveza Alt, como sabrán los asiduos de este blog, que se fabrica fresquita en el mismo barrio viejo. Schlüssel, Schumacher, Ürige y Füchsen. Hay que hacer el tour completo
  • Para los que busquen un viaje más cultural, hay dos museos de arte moderno y contemporáneo, y luego todos los edificios del puerto nuevo incluidos los tres de Frank Gehry. 
  • De Düsseldorf a Dortmund se tarda 35 minutos en tren.


Espero que lo disfrutéis, y que ganen Madrid y Barcelona, que por aquí los teutones tienen el ego un poco subido últimamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada